MARIVÍ CARRILLO

por Sherif Awad

Mariví Carrillo

-Mi padre tenía un grupo de música, Los camareros formado desde muy pequeño, que en los años setenta y ochenta fue la sensación en la costa del sol. Mi madre siempre ha tenido una vena artística importante teniendo gracia para todas las artes, baile, canto, pintura, decoración, etc… Mi madre cuenta que la primera vez que me preguntaron de pequeña qué quería ser de mayor contesté sin dudarlo: Actriz!

-Durante mi infancia veía con mi padre todas las grandes películas del cine en blanco y negro y me fascinaban las grandes intérpretes entre ellas y sobre todo Bette Davis, Katherine Hepburn, Sofía Loren, Rita Hayworth, Y del panorama del cine español me encantaban Pepa Flores, Sara Montiel, Concha Velasco, Lina Morgan y más tarde Victoria Abril, Carmen Maura, Charo López, etc

-Es imprescindible formarte, está muy bien traer el talento innato, pero se debe aprender el lenguaje con el que se desenvuelve una actriz en el mundo de la interpretación, de dónde venimos, las bases, la estructura, si queremos ser las mejores, y beber de todas las artes, pintura, escultura, arquitectura, música, danza; de todas las fuentes, la base de una actriz es tener sed de conocimiento.

-Para mí lo principal es el trabajo bien hecho. De calidad. Tenemos una responsabilidad como escaparate, de ayudar a mejorar nuestra sociedad y no debemos subestimar al público. Lo de que te conozca todo el mundo es imprescindible.

-Siempre, desde que tengo uso de razón.  He dirigido diferentes proyectos y siempre que había un compañero cerca, se le daba el protagonismo tal como si fuese él quien dirige, aunque fuese alguien que sólo estaba de paso. De igual manera siempre se me ha exigido un hombre en puesto de mando antes que una mujer.

-La televisión gana por goleada. El cine mejora a grandes pasos, aunque el tema de género se trata todavía con paternalismo pegajoso. En el teatro queda mucho por hacer en cuanto a calidad, se sigue subestimando al público, también la situación no da para más debido a las condiciones a las que se tiene que enfrentar una compañía para poder poner una obra en pie y como las salas no llegan a un acuerdo proporcionado con los tiempos que vivimos.

-Para obras que me ofrecen, primero necesito tener una reunión personal para ver de que trabajo se trata y el nivel de profesionalidad. Y cuando tengo toda la información con mucha  ilusión y entrega.

-En estos momentos los casting son casi inaccesibles. Están como pactados entre representantes de envergadura y directores directoras de casting de los que trabajan a niveles más altos. Por otra parte está esa otra forma de aprovecharse de las actrices actores ofertando cursos de casting, carísimos, que no sirven para nada y que afrontamos con la idea de que es la forma más directa o una de las pocas oportunidades que vamos a tener de que vean nuestro trabajo.Lo encuentro abusivo, desilusionante, sobre todo para quienes empiezan y económicamente, abusivo para todas y todos.

-En enero 2020, empiezo un nuevo proyecto teatral que espero de mucho que hablar: "Estamos vivas"