Natali Rivero Amarante

por Sherif Awad

Natali Rivero Amarante


Me llamo Natali soy hija de Carmen y Gerardo y hermana de Jackembruch, quien es un año y dos meses mayor que yo. Crecí en el campo profundo:  mi madre es hija de peones rurales y mi papá hijo de tamberos. Se enamoraron a los 18 años. Mi mamá es una mujer supercreativa y talentosa en muchísimas áreas, pero la falta de recursos y oportunidades la llevaron a abandonar sus sueños y acompañar lo de mi papá que deseaba tener un tambo. Él comenzó siendo el lechero del pueblo y con los años materializaron su sueño en conjunto. Fui criada con mucho amor y mis padres hicieron todo lo posible para que, tanto mi hermano como yo, pudiéramos estudiar y perseguir nuestros sueños. 

Desde que tengo uso de razón son el motor de mi vida. Todo lo relacionado con las artes y el entretenimiento me genera alegría, felicidad y me hace sentir viva. 

Hasta los 9 años viví sin luz eléctrica ni agua potable. Veíamos tele en blanco y negro, que se cargaba a batería. Mirábamos una hora de mañana  (dibujos) y otra (a veces más) en la noche (cuando cenabamos en familia). Conocí un cine y un teatro cuando tenía 13 años. Recuerdo que en la tele veíamos a Cantinflas, El Chavo del 8, Sábado Gigante, y Plop y Decalegron (programas de humor Uruguayos). Con los años conocí a la China Zorrilla (actriz) Ricardo Darin (actor) y Fernando Peña (comunicador) quienes fueron mis modelos a seguir. Siempre tuve pasión por la música: amaba a Tina Turner, Whitney Houston y Celine Dion (entre otros tantos). También me gustaba el cine y la danza, pero no podría dar un nombre como referencia. Simplemente los apreciaba sin interiorizarme de sus nombres. 

En casa había una radio a pilas que estaba prendida casi todo el día. Las listas de reproducciones muchas veces se repetían así que con facilidad me aprendía las letras y cantaba todo el día. Me encantaba hacerlo y a todos decía que iba a ser cantante. Me divertía mucho dibujando mis atuendos para subir al escenario, pintando y construyendo mis escenografías, peinados y maquillaje, creando letras y diseñando mis coreografías. Desde chica me anotaba a concursos de cuentos e ilustraciones y siempre era la primera en ofrecerme para bailar y actuar en presentaciones escolares o liceales. A los 9 años comencé a ir a clases de teclado y coro. Cuando terminé la secundaria inicié la Licenciatura en Comunicación pero no la finalicé. En paralelo, estudie Periodismo, luego Locución, Doblaje, tomé clases de canto, hice Fotografía y Doblaje. Tengo una voz potente que me facilitó llegar a la radio, esta vez no como escucha sino como Comunicadora y fue un rol que disfrute mucho. Me encanta entretener y sigo aprendiendo todos los días. 

-Estrellato: Alguna vez soñé con ello. Pero luego conocí los entretelones y se me fueron las ganas. 

-Sobre Desafíos con el género: Si, por supuesto, las oportunidades no son equitativas. Afortunadamente ya no es un tema tabú y se están visibilizando y abordando dichas brechas. 

-Desafortunadamente, la pandemia puso un freno enorme, siendo uno de los rubros más afectados. El "entretenimiento" (producción nacional) al que el público accede es formato televisivo. Son propuestas  muy similares las una de las otras. Se repiten "figuras" y falta frescura y autenticidad. También falta humor. La industria del cine en cierta forma, con las nuevas tecnologías y plataformas, se la rebusca de otra manera. 

-Tengo ganas de trabajar con el humor, aun estoy diseñando y experimentado formatos. Y también estoy reencontrándome con el canto y la música. Tengo ganas de experimentar por ahí. 

WELCOMING OUR VISITOR'S FACEBOOK COMMENTS HEREUNDER, THANKS IN ADVANCE