María del Mar Pinzón

por Sherif Awad

María del Mar Pinzón

-Soy ingeniera química de profesión. De pequeña (5 años) mi madre nos llevó a mi hermana y a mí a clases de flamenco y allí empezó mi contacto con la danza. Aunque no hay antecedentes de “artistas” en mi familia, mi madre que es abogada, siempre se ha inclinado por el arte y ha tomado diferentes cursos de formación en pintura y escultura.  También es muy hábil con todo tipo de manualidades, por lo que su ejemplo fue algo muy importante para mí.


-Cuando era pequeña la verdad nunca pensé que iba a terminar dedicándome a la danza, iba de vez en cuando a diferentes espectáculos sin seguir una línea específica o un modelo a seguir.

-Creo que un artista se forma tanto desde la academia como desde la práctica, esta última es la que nos permite trazar un camino que nos va llenando de experiencias que nos hacen madurar nuestro trabajo y reflexionar sobre la dirección de nuestro quehacer. También pienso que es fundamental y casi una suerte encontrarse en el camino con buenos maestros. 

-Para mí es importante causar un impacto positivo en el entorno que me rodea, en las personas con las que trabajo (mis estudiantes), que de alguna manera mi trabajo pueda dejar una huella que sea replicada más adelante y no requiera de mi presencia.

María del Mar Pinzón

-Como bailarina he estado activa tanto en la danza contemporánea como en la danza árabe. Afortunadamente nunca he enfrentado desafíos de este tipo, pero es claro que la danza árabe es muy fuerte en el género femenino, y muchas veces esto es asociado a ciertos estereotipos o comportamientos específicos en el resto de la sociedad.  Sorprendentemente creo que ha terminado convirtiéndose en un desafío más bien para los hombres que cada vez más quieren indagar en este género de la danza.

-En Colombia las artes nunca han sido un tema prioritario a nivel político o educativo, sin embargo, cada vez hay mayor número de entidades (gubernamentales y no gubernamentales) dedicadas a apoyar el desarrollo artístico en diferentes ámbitos (educativo, políticas públicas, academias privadas) destacándose disciplinas como la música, el cine, la literatura, el teatro y la danza. Cada vez hay mayor número de convocatorias dirigidas a la creación, la circulación y la inclusión en la danza.

-Generalmente escojo lo que quiero trabajar en danza árabe. Sin embargo, cuando trabajo con ensambles de música clásica y/o contemporánea, siempre hablo con los músicos para poder establecer un concepto claro sobre la obra y tener un mismo norte. Desarrollo mi trabajo individualmente y luego lo vamos ensamblando con el cuarteto o la orquesta, hasta que quede terminado. Montar coreografías de danza contemporánea para repertorio que no está hecho para danza.


-Trabajo en al ámbito educativo con la Universidad Nacional de Colombia, creo que mi mayor logro sin duda, ha sido sembrar una semilla en mis estudiantes con el movimiento, brindarles la oportunidad real de expresarse, de compartir, de explorar diferentes posibilidades de verse a sí mismos y de enfrentar la vida.

-Siempre las había contemplado para un espacio físico real, ahora con la pandemia se nos platea una nueva forma de pensar y concebir las cosas, actualmente me considero en construcción con respecto a este lenguaje digital. 

-Para nuevas artistas: Que no olviden que todo, y sobre todo en este camino del arte, todo es un PROCESO. Cada vez queremos ver u obtener los resultados de formas más rápida, pero con el arte, el cuerpo y el movimiento los procesos son fundamentales y deben darse, eso es irremplazable.

-Mis proyectos actuales están enfocados en mantener vivo, a pesar de la distancia y la virtualidad, el montaje y repertorio que he desarrollado con el grupo institucional que dirijo en la Universidad Nacional. A futuro, esperare los cambios que se produzcan después de superada la pandemia del Covid-19 para poder tomar decisiones.