Adriana Zavala

por Sherif Awad

Adriana Zavala

Desde que tengo uso de razón supe que quería ser artista. Diariamente inventaba historias y personajes. Imaginaba mis propios programas de todo tipo: películas, musicales, donde yo actuaba, cantaba y conducía. Pero solamente lo veía como un sueño lejano. Todos en mi familia tienen algo de artista, pero casi nadie se dedicó a esto profesionalmente. Fue hasta la secundaria en donde tuve la bendición de tener talleres de gran calidad. En primer año fui como espectadora a la presentación del taller de música y les aplaudieron tanto que decidí que al siguiente año yo iba a estar también en el escenario recibiendo ese aplauso. Ya en prepa entré también al taller de teatro y fue donde decidí dedicarme profesionalmente a la actuación. En realidad nunca he tenido modelos a seguir. Estoy convencida que naces artista y una vez que lo identificas y estás dispuesta a pagar el precio es importante prepararse con profesionales de buena calidad que te puedan guiar en este camino. No me interesa la fama... La vida en sí está llena de desafíos que debes superar.

-México enfrenta una situación difícil en el área artística, que aunado al problema que ya existía de falta de apoyo, monopolios y abusos laborales y económicos, con el asunto de la pandemia, la industria ha estado frenada más de un año con muy pocas opciones de trabajo. Una vez que acepto un proyecto suelo repasarlo y empezar a trabajar sobre la psicología y fisiología del personaje. Me gusta trabajar a detalle. Cada uno de mis trabajo tiene gran valor por diferentes motivos, desde los escolares que me impulsaron a dedicarme a esto, pasando por los que han significado un reto actoral o de resistencia hasta los pequeños logros para entrar a grandes empresas de la industria.

-Es complicado porque en mi forma de percibir este tema creo que en gran parte está acaparado por unos cuantos y son los mismos de siempre los que logran los contratos. Da la impresión que las castineras sólo te llaman para cumplir sus cuotas, total, a ellos no les cuesta nada. Creo que serían más efectivos si pagaran los castings como en otros países.

-Para los recién llegados: digo, que se informen muy bien sobre cuáles son las agencias confiables, cuáles son sus derechos y que estén muy conscientes que es una profesión económicamente muy inestable, por lo que deben estar preparados para ello y no desesperarse, y por supuesto no asumir que porque conseguiste un papel importante ya triunfaste y pierdas el piso.

-Estoy por iniciar una película para Netflix de género terror-ficción. Posteriormente tengo una invitación a Durango para dar una conferencia sobre cine y espero que se concreten algunos proyectos para llevar teatro a Veracruz.