NOEMI BLANCO

Por Sherif Awad


NOEMI BLANCO


-Creo que me he sentido atraída por las artes desde que tengo memoria. Siempre fueron una herramienta para expresarse (dibujando, cantando, actuando...) Mis padres también me apoyaron en ese sentido.
-En el cine la gran Meryl Streep ha sido una referencia para todas las mujeres que nos queremos dedicar a esto. Últimamente Olivia Colman también se ha convertido en una referente para mí. Lady Gaga, como música, bailarina y performer también es un ejemplo a seguir de fuerza e innovación.
-Estudiar artes siempre es algo complicado... ¿Cómo evaluar el arte? es algo muy subjetivo, además de que al ser una herramienta de expresión, nadie debería enseñarte cómo expresarte, sino simplemente dotarte de herramientas y estímulos. No se aprende a ser artista, lo eres o no, aprendes después la técnica, el trabajo duro, el esfuerzo que conlleva el ser una artesana.
-Alcanzar el estrellato sería simplemente una forma de llegar a lo más alto de reconocimiento de tu trabajo, nada más. El mundo que rodea la fama no me atrae, me atrae ser reconocida por la industria y por grandes artistas del gremio, por eso sí que sería un sueño que disfrutaran de mi trabajo en todo el mundo.
-Por supuesto, los desafíos del género nos acompañan a las mujeres en todos los ámbitos de nuestra vida, también en el trabajo. Y más en uno como este tan vinculado a la imagen y el cuerpo que se tiende a sexualizar o poner al servicio del hombre con papeles vacíos y pocas mujeres protagonistas. Sin mencionar el acoso y juegos de favores con los que tenemos que lidiar.
-Las artes siguen sin ocupar el lugar que les pertenece en mi país. Si no salimos en las revistas, seguimos siendo una profesión de segunda. La frase "Ah, ¿eres actriz?, pero ¿a qué más te dedicas?" sigue siendo la más escuchada, como si esta profesión no fuese suficiente. Además de muchos gobiernos de derechas que recortan en cultura y ayudas para poder seguir manteniendo instituciones teatrales, audiovisuales y de danza.
-Las abordó desde mí misma, para trabajar un personaje lo observo desde mis peculiaridades, porque es lo que me hace única como actriz, nadie puede ver el personaje desde mi perspectiva, vivencias y forma de ser. A partir de ahí intenté centrarme en la escucha del compañero y en ser orgánica y natural en mis reacciones teniendo en cuenta la relación entre ellos, el conflicto, como es mi personaje y su forma de ver la vida.
-El sistema de casting es prácticamente inaccesible, por desgracia. Después de acabar tus estudios y especialidades, de gastar mucho dinero en cursos complementarios y viajes, te das cuenta de que las películas y series las protagonizan los mismos y no tienes acceso a esos grandes papeles. Es una profesión dura y que necesita mucha paciencia y tesón.
-Actualmente, formó parte del reparto de una serie de televisión que está teniendo mucho éxito: A Estiba, emitida en la TVG. Está ahora en su capítulo 11 con posibilidad de ser comprada por una plataforma, que es el futuro de la industria audiovisual. También tengo un personaje en una pequeña trama de la serie Serramoura emitida en TVG. Por otra parte, he participado recientemente en la película Olvido y León del director Xavier Bermúdez. Además estoy en un proyecto musical, un dúo llamado Dos de Copas. Yo y otra chica tocamos versiones de música actual y grabamos vídeos musicales.