Diana Elizabeth Torres


por Sherif Awad

Diana Elizabeth Torres


-Nací en Culiacán Sinaloa, México. Crecí muy bien allí, pero debido al trabajo de mi papá tuvimos que viajar de ciudad en ciudad por todo el país.
Fue divertido porque hice amigos en todas partes, pero también fue un desafío, ya que tuve que adaptarme constantemente a un nuevo lugar, aprender el acento, conocer la región ... Careo que crecí sintiéndome como foránea toda mi vida, a pesar de que estaba en el mismo país.

Creo que el convertirme en actriz fue una recopilación de cosas... Me han interesado las historias desde que tengo memoria... Como viajaba constantemente, me convertí en una observadora de la vida. He notado que cada lugar tiene sus propias leyendas, mitos, en ese aspecto México es genial; escuchas historias sobre la revolución mexicana, las momias en Guanajuato, los aztecas, y supongo que da esa sensación de magia y misticismo. Las historias en las que prevalece el espíritu humano son mis favoritas ... ver las actuaciones que transforman tu alma, para mí, son las mejores.

-Lamentablemente, crecí viendo telenovelas mexicanas. Era todo un ritual en el pasado. Como cualquier otro niño, también crecí viendo películas de Disney, mi papá solía traerlas de Estados Unidos y mi hermano y yo las veíamos en inglés, no entendíamos una palabra pero nos reímos mucho. Meses después, volvíamos a ver la película una vez que ya estaba doblada al español. Creo que ahí comenzó mi bilingüismo. Cuando era niña me encantaban "Pocahontas", "Aladdin", "La Sirenita", "Mi Pequeño Angelito", "Hércules", "Las Tortugas Ninja", "Titanic" y "E.T. el extraterrestre". Seguí las carreras de mis actores favoritos: Kate Winslet, Cate Blanchett, Judy Dench, Emma Thompson, Joaquin Phoenix, Mel Gibson, Hugh Laurie, Salma Hayek, Antonio Banderas y Catherine Zeta-Jones. Y la música ha sido una gran parte de mi vida. Me encanta escuchar a Tchaikovsky, ¡la música clásica es la mejor! También me encantaban Michael Jackson y Shakira. "Los Miserables", "Aida" y "El fantasma de la ópera" fueron mis musicales favoritos y "Yo soy mi propia esposa" y "Roma al final de la vía" mis obras favoritas, que vi más tarde en la vida.

-Cada artista es un CREADOR y se puede crear de muchas maneras, encontrando inspiración en todas partes, ¡Canta! ¡Baila! ¡Escribe! El actor interpreta a Dios, a la vida... ¡Te imaginas todo un mundo y luego boom! Existe. Cuando era niña solía escribir canciones para mi madre y mis hermanos, y escribí una obra completa en verso (endecasílabos) para mi padre, la dirigí, la produje, actué y presenté frente a toda la escuela el Día del Padre. Se basaba en una historia que mi madre me contó, que me conmovió profundamente. Creo que lo principal es sorprenderse con la vida. Y en lo que respecta al estudio, creo que puedes tener todo el talento del mundo pero siempre se puede pulir. Talento más educación y disciplina conduce a la excelencia. Para mí, es imprescindible tener una base, un mentor o un estudio formal; de lo contrario, puedes seguir y seguir sin saber lo que estás haciendo. Un estudio adecuado puede marcar la diferencia en el rendimiento y mejorarlo al cien por cien.

-Siempre quise estudiar en Europa. Especialmente en el Reino Unido, en mi opinión, ahí están los actores mejor entrenados. Pero yo era una en una familia de siete, así que todos tuvimos que pensar en equipo y terminé estudiando en la Ciudad de México... todavía no he estudiado en el extranjero, tal vez una maestría, sé que lo haré en algún momento.
Entonces, para los actores que se preguntan qué pueden hacer, ¡puedes comenzar donde estás y usar bien las cartas que se te dan en la vida!

Diana Elizabeth Torres

-Estoy agradecida por la carrera y las oportunidades que he tenido hasta ahora, me considero muy afortunada. Cuando eres actor buscas los personajes que alimentan tu alma... Mucha gente se mete en este negocio pensando en la fama y el estrellato, pero este es un trabajo muy humanista. 
Quiero decir, es bueno recibir elogios y reconocimiento, pero los actores reales exploran el mundo, investigan y lo observan sin juzgar. Y esa es la belleza de este trabajo. Solo el hecho de que los personajes para las mujeres son menos que los de hombres, también está el hecho de la discriminación por la edad, pregúntale a cualquier mujer de cuarenta y tantos años.

Después del movimiento "Me too", he estado viendo muchas más historias interesantes que no necesariamente se ajustan al estándar de Hollywood. Esto crea muchas más oportunidades para escritoras, directoras, productoras y actrices, por supuesto.
Todos los días veo más y más papeles interesantes que son fascinantes, complejos y tienen un rango de edad más amplio. Todavía tenemos trabajo por hacer en relación con la brecha salarial, el género, la inclusión de la diversidad y discriminación por edad, pero de que está mejorando, eso es seguro...

-En los Estados Unidos y México, ¡veo un auge! Estamos experimentando un renacimiento, una edad de oro en la industria del cine y la televisión. 
Creo que todo esto es posible gracias a los servicios de transmisión en línea que existen, ya que la necesidad de contenido es mayor, no solo para un sector específico sino a escala global. 
La representación es clave ahora debido a la competencia y que el alcance es mayor. Este es un momento muy emocionante para todos nosotros con respecto a las oportunidades. 

-Para nuevos proyectos, primero, tiene que ser interesante... Luego veo si hay algo dentro de mí que se conecta a ese personaje. Me di cuenta de que los personajes te encuentran, es casi como un espejo, algún camino por el que pasaste o algo que tu corazón te susurra y quiere hablar contigo, es extraño.
Normalmente lo leo muchas veces, tomo notas, por supuesto, y traduzco cada oración o alguna palabra que no entienda, practico mi dicción, y si es en español no tengo que hacer nada de eso. Una vez que lo tengo claro, empiezo a practicar con la intención y me encanta ensayar tantas veces como sea posible para encontrar ese movimiento orgánico, ritmo, sentir el diálogo y hacerlo mío. Jajaja, creo que puedo ser muy obsesiva con los ensayos. Que te puedo decir, soy actriz de teatro... 

-Creo firmemente que los mayores logros son con uno mismo. Cuando gané el "Diosa de Plata" fue muy significativo para mí porque nadie entendía mi camino como yo, lo que tuve que dejar ir a lo largo de los años, mis batallas... Para muchas personas podría no ser tan grande, pero para mí, fue un ciclo completo de absoluta perfección. 

-Amo mucho a mi país, creo que hay excelentes actores en México, lamentablemente, la cultura no está tan nutrida como en otros países. Nunca abandoné mi país por falta de oportunidades, hubieron ciertas situaciones en mi vida que mejor opté por irme. Creo que el primer desafío fue la barrera del idioma, las diferencias culturales, sentirme como si no tuviera a nadie más en quien confiar, me sentí desconectada, sola, triste, nostálgica, deprimida, dudé de mí misma un millón de veces, pero mi voz interior me sostuvo. La mayoría de las personas que llegan a este país no comienzan desde cero, comienzan desde 10, porque primero tienes que obtener tus documentos, lo que puede ser muy difícil, ¡y tienes que aprender rápido! Comprender cómo funcionan las cosas en un nuevo lugar puede ser muy difícil, creo que lleva alrededor de un año y medio equilibrar tu nueva vida.

Con respecto a los personajes... Aunque en este momento hay un movimiento para incluir más diversidad en la industria, creo que todavía tienen algunas ideas erróneas sobre lo que es ser latino, lo que es ser latino nacido en Estados Unidos, y que entre los latinos tenemos diferentes referencias culturales, acentos, … Lamentablemente, las latinas, en general, tienden a ser sobre-sexualizadas, y todavía hay discriminación por la edad hacia las mujeres.
Me complace decir que he visto mejoras y progresos a lo largo de los años, sin embargo, me gustaría ver un mundo en el que podamos ver historias de héroes que inspiren. Me encantaría ver roles más motivadores para los latinos, fuera de los arquetipos repetitivos que hemos estado viendo. Pero en comparación con hace unos años, las cosas han mejorado con seguridad ...

Diana Elizabeth Torres

-Tiendo a ser muy privada; viajo mucho y tengo un pequeño grupo de amigos que me han apoyado a lo largo de los años, valoro la lealtad y la privacidad por el bien de mis amigos y familiares. La forma en que he estado encontrando el equilibrio en mi vida es que trato de pasar todo el tiempo que puedo trabajando, pero también estando cerca de mis seres queridos, dividiendo mi tiempo entre mi México y los Estados Unidos.
Tomé esa decisión hace unos años cuando me di cuenta de que este puede ser un camino muy solitario o divertido rodeado de las  personas valiosas para mí. Afortunadamente tengo familiares y amigos increíbles en ambos países y eso me ha ayudado a sentirme en casa a donde sea que vaya.

-Bueno, estaba a punto de comenzar a filmar una serie de televisión en México con Televisa, pero fue pospuesta debido a la pandemia COVID-19. Estoy interpretando a una mujer luchadora que está tratando de romper el sistema corrupto mexicano. Esos son los personajes que más disfruto, ¡estoy emocionada de comenzar!