Esther Blanca

por Sherif Awad

Esther Blanca

-Mi vocación por el arte se la debo a mis ancestras. Mi abuela biológica, Josefa, a la que no conocí en vida. Ella cantaba, bordaba y diseñaba ropa y tengo la suerte de usar varias de sus prendas, que 60 años después se conservan perfectas. A mi abuela sistémica, Dolores, que me enseñó a cantar, bordar, coser y saberme única y especial. Ambas son mis ángeles de la guarda. A mi padre, que a pesar suyo porque le cuesta confiar en la dignidad de esta profesión, me mostró la magia de la creación plástica, el dibujo y la escultura. A todos los hermanos de mi madre que siempre me apoyan, me respetan y admiran. Y sobre todo, mis dos raíces más importantes, las incondicionales, mi madre y mi hermano. Desde pequeña daba conciertos en casa, cantando a Maria Dolores Pradera, Coplas, Alaska, Luz Casal, Presuntos Implicados..., me disfrazaba, pintaba, fabricaba lámparas y objetos decorativos. A los 19 años tuve una relación con un amigo de la infancia, Pablo, y él me llevó a ver una obra de la Zaranda en el teatro Alhambra de Granada. Ahí volé hasta el escenario y su poder.

-Mis modelos a seguir fueron las actrices fetiche de Almodóvar, en especial Victoria Abril. En teatro, como ya he nombrado, la Cía. La Zaranda. Después conocí a Vicente Romero y a Marisol Rozo, ellos me enseñaron esta profesión. Junto a Marisol sentí la fortuna de ser elegida, admirada y moldeada para enfrentarme a cualquier tipo de espectáculo, público y escenario. Ella me abrió todas las puertas posibles a nivel artístico y laboral. Juntas iniciamos el camino de la Cía. Dragones en el Andamio. Es poderosa, perseverante, exigente con el producto que muestra en escena, y hermosa, muy hermosa. Les invito a entrevistarla.

-La formación es importante. Pero la formación válida para cada artista es personal. Lo fundamental para adquirir formación no es el renombre de una escuela o sus maestros, sino que conectes de corazón a corazón con el/la docente, con la tarea, que confíes plenamente en el proceso y en tu intuición, desde la humildad y el agradecimiento. No hay que quedarse esperando a que nadie te de permiso para subir al escenario. Estás preparada para subir cuando sientes que tienes algo necesario que hacer ahí. Con la humildad de la mano, se aprende con el público delante.

-Sobre alcanzar el estrellato: No, jajaja! ni muchísimo menos. Yo ya he alcanzado mi propio estrellato dando a luz a un hijo maravilloso. Una buena y respetuosa conciliación laboral es lo más importante para mi, en este momento. El estrellato artístico es difícilmente conciliador. Ahora que tengo 41 años me apetece abrir abanico al mundo audiovisual, porque ahora he aprendido a ser selectiva, a decir "no" y a recibirlo sin perder la confianza en mí misma.

-Sobre desafíos relacionados con el género: Si, hay un gran desafío en la industria cultural. Que se nos valore y respete como trabajadores.

-Ya venía de antes la situación de desigualdad con respecto a las contrataciones y a la valoración del tiempo de creación y ensayos. De modo que si no eres una gran productora, difícilmente tienes espacio en la industria para mostrar creaciones propias. Ahora con la pandemia, imaginen, 3 días antes de actuar te comunican que no trabajas y no te ofrecen ni un salario mínimo por los gastos de preproducción. Es indignante. En este momento es imposible priorizar agenda para trabajo escénico, porque nadie te asegura nada.

-Acerca de los nuevos proyectos ofertados: Trabajamos en primer lugar el guión, los personajes. Después pasamos a entrenamientos físicos e improvisación. Suelo trabajar teatro muy físico. Esto lo aprendí de Marisol Rozo. La escena queda grabada en el cuerpo, y eso te permite transitar el pensamiento y la emoción con libertad, de modo de cada función se vive de forma única. Aparte, como tengo formación en artes plásticas y gestión cultural, desarrollo todo tipo de labores.

- Cada uno de mis trabajos pasados me ha dejado una gran impronta, un maravilloso aprendizaje. Conseguir seguir adelante con proyectos propios. Subiendo al escenario a contar aquello que me pide el corazón.Tengo varios que nombrar; nuestra primera creación en Dragones "3xQués", "Los Constructores de Imperios", "El Gato que Andaba a su Aire", "El Fin de la Violencia", mi queridas "Almendrita la Pequeña" y "Corazón de Frida", y por supuesto, cada uno de los espectáculos de la Cía. La Canica Títeres, junto a los maestros Eva Soriano y Pablo Vergne, que me han proporcionado trabajo desde 2005.

-Sobre el casting: Jajaja! No tengo ni idea. No he hecho un casting desde 2005. Pero ahora estoy preparada para ir a jugar.

-Para los recién llegados? Que anclen su centro a tierra, respiren serenamente, confíen en su pulso, reciban y agradezcan, perseveren, no callen aquello que debe ser contado y ante todo, se amen y se cuiden.

-Sobre COVID-19: Ya he hablado un poco de esto anteriormente. La noticia me dejó sin trabajo y entré en un estado de ansiedad que, por suerte y negándome a tomar el famoso Bromazepán (que sustituí de inmediato por el bendito Hipérico), me llevó a tener la capacidad de reinventarme, de atreverme, de lanzarme a las redes sociales y abrir otros caminos que, al menos temporalmente, han supuesto un reactivar el poder creativo, aprender nuevos recursos y reconocer que la red social es un apoyo real. Así nació "La Compostera" #lacomposteraescenica

-Como acabo de mencionar, en pleno estado de alarma saqué a la luz "La Compostera". Un proyecto audiovisual de difusión en redes para recaudar fondos a través de aportaciones voluntarias por Paypal, que me ha mantenido a flote estos meses y me está permitiendo costear los gastos de mi formación en Locución y Doblaje. Estos son mis dos grandes proyectos actuales. En La Compostera muestro piezas de unos 5 minutos basadas en poemas, relatos y textos que voy rescatando de mis cuadernos, por eso lo llamo Compost Escénico. Lo grabo y edito en casa y el escenario está formado por dos paredes forradas con bolsas de basura negra. Lo precioso de este proyecto es la libertad absoluta de creación, las maravillosas colaboraciones artísticas con las que estoy contando, y el acogimiento amoroso de un público comprometido y solidario con la situación, ¡que quiere más creaciones! Este es el link de la web: www.esthelaescenica.es/page/lacompostera

Esther Blanca/Esthela Escénica

https://www.esthelaescenica.es/

Artes Escénicas y Gestión Cultural