Rosor Foret

por Sherif Awad

Rosor Foret


Hola!

Me crié en un pueblo de la Costa Brava (Gerona, España). Mi familia no se dedicaba a la comunicación, pero sí había cierto talento artístico en las dos ramas, materna y paterna: músicos, pintores, bailarines... supongo que era algo latente en mí, aunque no me di cuenta enseguida.

Estudié Comunicación Audiovisual, fue casi más por descarte que por pasión. Me gustaban demasiadas cosas y no tenía nada claro a qué quería dedicarme, así que elegí una carrera con un rango de posibilidades muy amplio, para no cerrarme demasiadas puertas. En mi pueblo colaboré en la radio local durante unos años y me encantaba, ese fue el primer contacto con los medios. Cuando terminé la carrera entré a trabajar en televisión, en BTV (la televisión de Barcelona) y de ahí se empezó a dibujar el camino de la locución. Realicé un postgrado en el IDEC-UPF como locutora y actriz de doblaje, y he seguido haciendo cursos y formaciones de todo tipo, relacionadas con el acting y la voz. Ahora tengo abandonada esta faceta, por la situación de pandemia, pero la retomaré. ¡Uno nunca debe dejar de aprender!!

Realmente no he sido nada mitómana ni he intentado seguir a nadie, ni tomarlo como referente. Soy más de la filosofía de dejarse llevar y explorar las oportunidades que la vida te brinda, en el momento que te las trae. No obstante, en casa siempre me han inculcado el esfuerzo y la constancia, la humildad y el valor real de las cosas, ese es mi referente.

Yo soy locutora, actriz de voz, así que mi trabajo es en cierto modo muy individual. Requiere mucha autocrítica, porque el único feedback que recibes, la mayoría de veces, es un email. Y si te vuelven a contactar es una buena noticia, claro.

Creo que no es algo que se elija, si no que lo tienes y, a veces, lo descubres. Eso sí, se puede aprender, nadie nace sabiendo, aunque algunas personas tienen un don y eso es como un diamante por pulir. Tampoco me considero una artista, si no una persona muy trabajadora, que ha logrado estar donde está gracias al trabajo de hormiguita, la autocrítica, la autoexigencia y las ganas de crecer y aprender. ¡Y lo que queda!!

También creo que disfrutar con el trabajo es esencial, porque eso hará que le dediques tiempo y mimo y que crezcas. 

Lo cierto es que para mí lo importante es ser feliz y disfrutar de mi vida profesional y personal, que haya un equilibrio entre ambas. No me planteo este tipo de metas, la verdad. Aunque el reconocimiento profesional es importante, por supuesto, y yo estoy contenta con lo que he logrado hasta la fecha. 

-El principal desafío es la maternidad. Sé que no es igual en todas partes, pero yo no me siento discriminada ni en peor situación por ser mujer, aquí en España. De todas formas, sí es cierto que las mujeres, si queremos ser madres, tenemos un desafío muy importante que es compaginar la maternidad con la carrera profesional. Y para eso no se ha inventado nada milagroso, hay que hacer un gran esfuerzo en muchos sentidos o renunciar a una de las dos, y no es una decisión fácil.

-La situación actual es muy compleja, no sólo aquí sino en todo el mundo, debido a la crisis sanitaria, social y económica global a la que nos hemos visto abocados. Y no va a ser fácil de superar, queda aún mucho tiempo para volver a una cierta normalidad, y hasta que esto no ocurra el modelo de vida que teníamos no se podrá recuperar. Y con el modelo de vida me refiero a todo, arte, cultura, gastronomía... todo está interrelacionado.


En esta profesión lo más importante es entender qué quiere el cliente y cuál es tu papel. Con esta información tienes mucho ganado. Pero tienes que entenderlo, saber cómo afrontarlo y resolverlo, leer el texto como l lo imagina el cliente, la agencia, la persona que ha escrito el copy... al final el locutor es casi la última pieza del puzzle, así que tiene una responsabilidad muy grande. Esta es la parte complicada, la que parece fácil pero lleva muchísimo tiempo aprender: la interpretación.

Ya lo hacía antes, pero ahora trabajo prácticamente 100% online y desde casa. Así que echo mucho de menos el contacto humano en los estudios, la verdad.

No puedo quedarme con uno, pero la publicidad es la joya de la corona para mí, es lo más complicado de abordar aunque parezca muy fácil. 

He hecho campañas para H&M, Nesquik, Amazon, Privalia... no sabría elegir una.

Sí, lo es y mucho el casting. Más ahora con la aceleración del trabajo en remoto, porque ha crecido la competencia. 

Mi mayor logro es haber recorrido el camino hasta donde estoy, creyendo en mi misma y gracias al trabajo constante. 

-Para mujeres, lo importante es que sean felices, estén satisfechas con sus vidas y se valgan por sí solas en todos los sentidos.

Para los recién llegados, digo: : Trabajar duro, nunca dejar de aprender ni creer que eres bueno, porque siempre hay gente mejor. Obsérvales y aprende de ellos. Siempre puedes ser una mejor versión de ti.

-Además de trabajar como locutora gestiono una agencia de voice talents en Barcelona, así que el objetivo es seguir teniendo muchos proyectos y estar muy activa, porque así también se aprende muchísimo, escuchando a los demás. Mi meta es seguir disfrutando de mi trabajo.