Ana Cavallini

por Sherif Awad

Ana Cavallini


-Mi familia siempre llevó el arte en la sangre; mi abuela era escultora y pianista, tengo varios antepasados pintores, mi madre canta de toda la vida y mi padre tiene un gran interés por la música y hace percusión. Mis padres nos cantaban a mí y a mis hermanas desde que nacimos, por lo que aprendimos a cantar antes de caminar.

Desde chica tuve mucha relación con el arte, sobre todo la música y la pintura. Mis hermanas y yo cantamos juntas desde que somos niñas. Al día de hoy tenemos nuestra propia girl-band: Las Cavallini. 

 -Anne Hathaway es un gran ejemplo. Es una actriz y cantante grandiosa. Lo que más destaco de ella es que domina su hemisferio artístico con excelencia, algo a lo que apunto.

-Claramente, el talento es necesario, pero es también fundamental cultivarlo. No sólo con estudio formal, sino también con mucha paciencia, esfuerzo y práctica. Es esta determinación y perseverancia la que termina llevándonos al éxito.

El estudio también ayuda a conocer variantes y definirnos como artistas. Muchos pueden pensar que el artista solo expreso lo que siente, pero es una carrera larga y compleja: exige mucho esfuerzo y su formación nunca termina.

Ana Cavallini

-Yo soy muy feliz haciendo arte, no únicamente cantando, sino modelando, actuando o pintando. Lo que ocurre en el escenario es algo indescriptible: uno se entrega a la música y a la audiencia, generando una atmósfera mágica donde todos nos conectamos y vibramos con la misma energía. Creo que no es la cantidad de gente, sino la cantidad de almas que uno puede tocar.  

La fama viene casi sin buscarla. Evidentemente, es un objetivo porque el artista depende de un público. El reconocimiento es su recompensa. De todas maneras, conozco muchos artistas que son excelentes y no lograron fama, lo que no les quita mérito.

-Puede que a escala global, pero en mi experiencia personal siempre me sentí respetada, cuidada y escuchada.

Yo soy argentina, aunque actualmente estoy viviendo en Uruguay, pero he trabajado con varios países de Latinoamérica y la situación es similar. Hay un cambio de paradigma en la belleza mucho más inclusivo, lo que te gusta y en cierta manera te beneficia. Uruguay es un lugar que valora mucho el arte. Si bien Uruguay es un país pequeño, hay mucho sitio para el arte. La exportación también se usa tanto en audiovisual, moda o plástica. Con respecto al canto, sí, tenemos más necesidad de salir al exterior.

-Soy una mujer apasionada. Los proyectos son muy variados y a todos los tomo con la misma seriedad, energía y amor. Intento descubrir el mensaje de una canción, me dejo llevar por el personaje en el caso de una obra y estudio la esencia de la marca en cuestión al modelaje. Amo, siento y sufro con cada canción y actuación. Me gusta ponerme en la piel de ese personaje y vivir la metamorfosis.

-El año pasado tuve la oportunidad de asistir al primer Got Talent Uruguay con mis hermanas. Fue la primera vez que las cuatro nos subimos al escenario juntas frente a miles de personas. Para mí este momento fue sumamente importante. Sé que estoy hecha para esto: cantar con mis hermanas es aún más desafiante y alegre. Al subir al escenario todos mis miedos se van y me transformo en una versión mejorada de mí misma.

-Los castings son instancias de competencia y suelen ser difíciles en los buenos proyectos. En algunas áreas, como el modelaje, tengo la suerte de tener un look muy particular, siendo colorada de ojos claros con pelo rizado largo, lo que me da un plus a la hora de ser seleccionada.

-Estos últimos años tuve mucho tiempo para practicar y meditar. Y creo que mi mayor logro al día de hoy fue haber encontrado mi estilo personal. Es algo esencial para el artista, pero sumamente difícil de conseguir, ya que uno tiene que hacer una búsqueda interna.

-Por suerte al día de hoy las mujeres hemos comenzado a empoderarnos, por lo que solemos tener muchas actividades como trabajo, estudios, hobbies, etc. Después de un día largo, solo recomiendo una buena ducha, hacerte un skin-care, tomar un té y hacer lo que más te gusta. Ya sea salir a bailar o quedarte mirando una película. Pues lo más lindo en una persona es la curva de su sonrisa y la confianza con la que uno se enfrenta al mundo.

-Lo único que tengo que decir es: sigan su voz interior. Lo meritorio de ser artista es animarse. El recorrido es realmente lo que cuenta, es lo que te hará encontrarte a ti mismo.

-Por suerte estoy con varios proyectos muy interesantes que me tienen entusiasmada, ocupada y feliz. Estoy terminando algunas canciones de mi autoría y estoy muy comprometida con el grupo Las Cavallini que formamos con mis hermanas. Tenemos mucho movimiento y la gente nos ha recibido increíblemente. Nos sentimos muy amadas. Y sigo también a full con modelaje que es algo que también disfruto mucho. Viendo algunos proyectos en el exterior pero todavía no puedo decir nada por qué estamos en las primeras conversaciones. ¡Pero sí puedo adelantar que vienen muchas cosas lindas!