RAQUEL MENOR

Exclusivamente para www.MeetingVenus.com

por Sherif Awad


Raquel Menor



-Siempre he estado interesada en las artes. Desde muy pequeña, mi sueño era ser artista. Iba al circo siempre que podía para ver, sobre todo a los payasos. Sigo admirando esa profesión, aunque reconozco que hacer reír es lo más difícil de la interpretación. Participaba en las obras de teatro del colegio y siempre estaba preparando y ensayando números musicales.

-No he tenido nunca un modelo a seguir que me marcara en este sentido. Quizás los payasos del Circo de los Muchachos, fueron mi inspiración en la infancia, pero nunca fui una fanática de ningún actor o actriz en concreto y sí de muchos en general.  
Me gustaba escribir todo lo que me ocurría durante el día y contarlo como si fuera una historia en tercera persona. Aunque la vida me llevó por otro camino muy diferente, hace cuatro años me volví a reencontrar con la interpretación y desde entonces no he parado de hacer cosas. Es mi verdadera pasión.

-Es curioso que la mayoría de las personas desconocen el trabajo diario tan duro que se esconde detrás de cada actor o actriz. Sin formación no es posible realizar un trabajo brillante. Puedes tener talento, por supuesto, pero como en cualquier profesión, en cualquier oficio, es muy importante la formación para poder desarrollar al máximo tus habilidades. Cada vez hay más facilidades para estudiar y formarse en este sentido. Una vez que descubres cual es el método de trabajo que te funciona mejor, tienes que abrazarlo y explorar cada día de tu vida cosas nuevas que te hagan crecer no solo como actriz, sino como persona. Es cierto que cuanta más experiencia tienes en la vida, más fácil te resultará interpretar, ya que la vida misma te da las armas necesarias para levantar un personaje desde donde te pidan. Hay que crecer como persona para crecer como actriz. Estoy agradecida a la vida, que me ha dado tantas experiencias diferentes. Ese es mi gran secreto, las experiencias vividas.

-Sería hipócrita si dijese que no me importa ser o no una estrella. Es obvio que a todo el mundo quiere alcanzar el máximo nivel en la carrera que elija. No obstante, en mi caso concreto lo que busco es sentirme realizada como persona y que me paguen muy bien por hacer por lo que más me gusta hacer. También es cierto que yo ya me considero una estrella, porque he alcanzado y vivido cosas que otros no consiguen realizar en toda su vida por larga que sea. Lo más importante para mi en este momento de mi vida, es alcanzar la paz que da el saber que estoy haciendo y disfrutando aquello que soñaba de niña.  

-Sí, siempre ha habido diferencias de género versus la mayoría de las profesiones y la de actriz no iba a ser menos. Creo que no hay que luchar contra el sistema establecido, sino pasar por encima de él, ignorarlo y seguir adelante como si no estuviera pasando lo que está pasando. Nunca me he parado a lamentarme por cosas que no están a mi alcance solucionar, porque eso me haría perder la energía que necesito para lograr lo que sí quiero y puedo lograr por mi misma. Una pena que los sistemas educativos no cambien y en lugar de tantas matemáticas, se enseñase desde pequeños a empatizar con los demás y a gestionar las emociones. Ojalá esto cambie y cambie pronto.


-Llevo poco tiempo en la industria cinematográfica, pero lo que aprecio es que cada vez somos más las mujeres que tomamos las riendas de nuestros proyectos y nos lanzamos a producirlos, generamos nuestro propio trabajo. Hay ayudas institucionales pero cada vez es más complicado acceder a ellas. Entiendo que la industria está haciendo una selección y solamente sobrevivirán aquellos que realmente son profesionales.

-Me acerco las nuevas obras siempre con mucha ilusión y mucho respeto. Procuro empaparme bien del personaje, estudiando los detalles, investigando sobre el tema y saliendo a la calle a buscar personas reales con las mismas características que mi personaje. Observo sus movimientos, sus expresiones, su mirada. La mirada lo dice todo sin palabras. Buceo en el alma de mi personaje hasta hacerlo mío, hasta ser ese personaje. Todos los personajes son especiales y los amo a todos por igual. 

-Acabo de presentar mi primer largometraje documental como productora, hace apenas dos semanas MY KINGDOM COME una coproducción hispano-mexicana-ecuatoriana que arranca ahora en festivales. También estoy a la espera de que se estrene la próxima primavera una serie de TV en la que tuve el papel principal como MARTA MATAMOROS  y en un par de meses me voy a rodar mi primer largo de ficción como productora y actriz, FINLANDIA. Este proyecto me hace especial ilusión porque tengo la oportunidad de trabajar con los actores más grandes de México, tales como Noé Hernández, Leonardo Alonso y Ángeles Cruz, entre otros. Mi papel en esta película es el de LORENA MENDOZA. Tengo también un corto navegando por los festivales de medio mundo, como productora, RAIN MACHINE y una serie en desarrollo también como productora y actriz, que estamos trabajando para sacar adelante. Hay cuatro largometrajes más y un par de cortos que están cogiendo forma, pero no puedo hablar de ellos todavía.